Bokeh cafetería: Una taza de café como herramienta para la comunicación y el bien.

Bokeh cafetería V región

A sólo pasos de la Plaza Aníbal Pinto en pleno centro de Valparaíso, subiendo por calle Cumming, es que hay un pequeño rincón que no muchos conocen. Un lugar de descanso perfecto para acompañar el día con un buen café ─y conversación.

Es esto lo que han creado en los últimos meses Victoria Álvarez y Eliott Olivares, quienes han pasado por mucho en el “poco” tiempo que lleva abierta Bokeh Cafetería.

¿Cómo nace esta cafetería?

Muy de moda están las cafeterías de especialidad, pero que en muchos casos no ofrecen más que un buen grano, sin valor agregado o una rica carta. El servicio también es esencial, el ambiente en el que vas por esa taza caliente. Y en esto se ha enfocado esta pareja.

“Fue una idea que venía desde el 2016. Victoria trabajaba en cafetería”, relata Eliott, quien es cineasta de profesión y está incursionando en esta aventura.

Victoria, quien tiene experiencia en el rubro, cuenta que “Tenía la necesidad de independizarme de estar contratada con condiciones laborales no óptimas, ni el sueldo o trato se alineaban con tu trabajo. Ahí comenzamos a imaginar y soñar cómo podría ser si teníamos nuestra propia cafetería, pero siempre como algo lejano”.

Atreverse y arriesgar

“Nuestra familia es la que nos impulsó a no dejar botada la idea”, relatan. Pero siempre quisieron hacer algo diferente, por lo que cuando se alinearon las cosas después de mucho buscar y pensar, se aventuraron.

La dueña de Bokeh Cafetería, coincidentemente, conocía al abuelo de Eliott, y los hijos de ella hicieron los muebles que hoy tienen. “Ese fue el momento mágico”, pues todo se dio en mucha confianza.

Al mismo tiempo, esto va en la línea de lo que ellos mismos quieren transmitir: cercanía. “Que la gente se sienta cómoda acá”, dice Victoria, “salir un poco del concepto de cafetería cerrada”.

El espacio es pequeño y las mesas son compartidas, hechas y dispuestas con la intención de que las conversaciones – y personas – se crucen. O, en las palabras de ellos mismos, “es una cafetería con espíritu de bar”.

“De hecho el mueble central está inspirando en una barra”, muestra Eliott. Y parte de esto viene con la idea de comunicar más allá de mostrar algo bonito, generar un espacio acogedor y amable en torno al café.

Bokeh cafetería, emprendimiento
Bokeh cafetería

En Bokeh Cafetería, no queremos paredes que no digan nada”

“Acá hay cariño, hay preocupación”, remarcan. Y esto se ha notado en cada detalle: desde la carta que contiene productos inclusivos, hasta las fotografías y otras piezas de arte que tienen en sus murallas, apoyando a artistas locales.

Un café puede ser muy delicioso, pero sin ambiente, el cliente puede que no vuelva. Esto es a lo que están apostando Eliott y Victoria, a diferenciarse a través de su espíritu.

“No queremos un café muy empaquetado”, y eso también se encuentra en sus productos. Con una propuesta que abarca dulces y salados, con y sin lactosa, alimentos veganos o vegetarianos, y para todos los gustos.

Bokeh ─que significa desenfoque, término fotográfico─ aún es un café joven. Tiene 7 meses, y están aprendiendo. Pero tienen claro lo que quieren expresar y proponer, cómo quieren plantearse al cliente y en Valparaíso. Uno de los pasos más importantes para tener un negocio.

“Acá hay un espíritu de barrio, y nos relacionamos, y eso nos gusta mucho”. De hecho, “hay clientes desde el primer día y continúan volviendo, hay una buena onda siempre”.

Compartir:

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.