Florencia Landaeta, ilustradora: “Diseño desde el papel a la piel”

Florencia Landaeta, tatuadora

Florencia Landaeta hace algunos años jamás pensó que terminaría trabajando a lo que hoy se dedica. Diseñadora e ilustradora de profesión, vio que el mercado no tenía para ofrecerle lo que necesitaba, ya que era madre y los tiempos entre ser mamá y trabajar no eran compatibles. Es así que un día aceptó el reto de aprender a tatuar y desde allí no ha parado.

Gracias a su pareja aprendió la técnica y hoy es dueña de sus tiempos y de un extenso y maravilloso portafolio de trabajos que, sin lugar a dudas, la destacan por lo profesional y dedicada que es con cada cliente.

Ella, al igual que otras mujeres madres que buscan nuevas alternativas para compatibilizar tiempos, se arriesgó y está cosechando los frutos de esa perseverancia con la larga lista de personas que han confiado en sus manos y su trabajo.

Eres diseñadora e ilustradora. ¿Cómo te ha ido o cómo está el mundo laboral para un profesional de estas áreas?

Creo que no está fácil, hay mucho diseñador y mucho ilustrador, también. Yo tuve que buscar una alternativa al diseño porque no creo que esté muy bien pagado aquí en Chile. Aún así, me encanta y no dejará de gustarme nunca. Hay que ponerle bastante empeño para surgir, pero creo que se puede.

¿Qué sucedió en tu vida que decidiste tomar el desafío de emprender?

Estaba estudiando en la universidad y me tocó ser mamá, lo cual apuró un poco los procesos y me hizo entrar al ambiente laboral más rápido. Ahí fue donde tuve mi primer trabajo de diseñadora. No fue una mala experiencia, pero me compliqué mucho con los tiempos, ser mamá, estudiante y trabajar es difícil de llevar, por lo que la solución era buscar algo más freelance, donde yo administrara mis tiempos.

 ¿Cómo llegaste a los tatuajes?

Es chistoso, pero no lo tenía en mente. Mi pareja fue quien me motivó. Me regalo mi primer tatuaje a los 21 años y después de 3 meses ya estaba “intentando” tatuar. Fue todo bien rápido, tenía mucha carne de práctica (amigos de mi pololo) jajajajaja. Pero desde que comencé hace ya 3 años que no paré nunca más y aquí estoy.

¿Fue difícil iniciarte en ello, cuánto tiempo llevas tatuando?

Llevo ya como 3 años y medio. El primer año es complicado, a pura prueba y error. También es bien frustrante, porque tienes que aprender a dibujar de nuevo, un nuevo lápiz, un nuevo soporte. Pero ya cuando pasas el primer año y te decides a darle con todo, se vuelve más ameno. Pero el tatuaje es mucha dedicación, requiere de paciencia y mucho tiempo. Yo estoy fascinada, no dejo de aprender y sorprenderme de las cosas nuevas que uno va experimentando. 

Trabajaste con tu pareja. ¿Cómo fue esa experiencia?

Sí, trabajamos juntos, pero en la actualidad cada uno tiene su trabajo. Él me metió al mundo del tatuaje, brindándome su apoyo y entusiasmo. Cuando tenía el estudio en la casa trabajamos juntos, pero eso de compartir espacios y verse todo el tiempo es complicado. Así que ahora trabajo sin él y rico estar sola en lo tuyo y echarse de menos y la pega permite esos espacios para cada uno. Salir de la casa y permitirte estar sola con tus pensamientos, ayuda a que la relación se mantenga más entretenida. En la casa todo el día juntos, era más difícil. 

¿Qué te hace ser diferente a otros tatuadores? ¿Qué te caracteriza?

Todos mis amigos me molestan porque soy súper “mamá” para tatuar. Trato con bastantes primerizos por eso suelo ser bien paciente y cariñosa. Me gusta que mis clientes se sientan seguros y no estén tan asustados, creo que eso me caracteriza.

 También está ,por otro lado, una propuesta gráfica. Me gustan mucho las animaciones y monitos animados. Estudié diseño digital por mi fascinación hacia ese mundo y llevarlo al tatuaje es algo que me trastorna. Los dibujos tiernos con historias, es por lejos lo que más me gusta tatuar. Mapaches robándose piñas o chihuahuas lanzando fuego son alguno de mis diseños propios. 

¿Qué les dirías a personas que quieren cambiar de rubro y les da miedo aventurarse?

Creo que en el mundo que estamos ahora emprender es algo que se está dando mucho, y ya no es tan difícil, sólo requiere tiempo y ganas. Hay que saber que tiene altos y bajos, hay momentos donde uno sólo piensa en tener un sueldo fijo y estar más tranquilo, pero al final, todo vale la pena. Esos ratitos donde no hay que explicarle nada a nadie, ni rendirle a ninguna persona, son insuperables. Manejar tus tiempos es lo mejor que me pudo haber pasado. 

¿Dónde te pueden ubicar las personas que deseen hacer un tatuaje?

Idealmente en mi Instagram y para contactarse y cotizar siempre a mi correo. Nuestro estudio queda en Avenida Providencia 2133, of 601 en la estación de Metro Los Leones @estudioelbosque para quienes quieran visitarnos y ver nuestro trabajo en directo.

 

Compartir:

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*